Continuamos colaborando con los y las refugiadas ucranianas

Una de las personas de contacto que tuvimos al inicio de nuestra colaboración con el colectivo de refugiados, madre de la Ikastola, nos ha indicado que han abierto un centro ucraniano en Sarriko en unos locales decidos por el Ayuntamiento de Bilbao. A partir de octubre impartirán clases de castellano para adultos y de ucraniano para niños y niñas.

Nos ha trasladado la necesidad de mobiliario escolar para estos niños y niñas y les hemos donado algunos materiales que ya no se utilizaban: mesas, pupitres y sillas, alguna pizarra, cortinas, altavoces, proyectores y complementos, cableado para sonido o imagen, etc.